Menú


Como generar buenos contenidos para el SEO

En internet podemos encontrar infinidad de contenidos. Los hay excelentes, buenos, malos, pésimos e incluso contenidos sin ningún tipo de sentido. Actualmente los contenidos se consideran, por parte de los SEO, uno de los puntos más importantes para el buen posicionamiento de cualquier página Web. Pero a pesar de que son una parte importante, no pueden competir con la relevancia que tienen los backlinks. De hecho podríamos numerar un sinfín de páginas con un contenido más bien escueto, poco interesante e incluso mal redactado, que ocupan posiciones importantes en el ranking de Google. La antigüedad del sitio, su autoridad y otros factores prevalecen por encima de los textos.

Existen en el mercado, herramientas y empresas, que se dedican a la generación masiva de contenidos de baja, poca o nula calidad, con el único objetivo de dar de comer a Google y hacer creer que son páginas dinámicas y en constante crecimiento. De momento, el algoritmo, pese a su alto grado de complejidad y análisis, no logra o no quiere detectar este tipo de páginas que son creadas única y exclusivamente para pushear otras de nivel más importante. Tarde o temprano el gigante de internet deberá de actuar para evitar la proliferación exponencial de contenidos sin sentido, para evitar una invasión del tan afamado thin content.

Para crear buenos contenidos para SEO, tenemos que fijarnos en lo que la gente demanda y darles la información que ellos esperan recibir, ni más ni menos. Ahora nos adentraremos más en explicar este punto, pero para nosotros la frase anterior es la clave. La manera de resolver esta afirmación, también es importante y puede marcar la diferencia a la hora de captar la atención de los usuarios.

Parámetros a tener en cuenta

En nuestro caso, utilizamos cuatro parámetros para definir los contenidos:

  • Interés: Es el nivel de interés que el tema sobre el que se va a desarrollar el escrito pueda tener sobre el público objetivo. Es quizás el más importante y difícil de determinar. No solo porque puede ser difícil de encontrar uno que se ajuste a la temática de la Web que tenemos entre manos, sino porque puede que al final nuestra apuesta no resulte tan interesante como pensábamos. Porque no lo era, o porque quizás no lo enfocamos de forma correcta. Si fuera fácil, internet estaría permanentemente lleno de páginas fascinantes. Más adelante os explicaremos técnicas y trucos de como conseguir una lista de buenos temas.
  • Calidad: Analizamos los niveles técnicos del artículo en concreto. Redacción, semántica, gramática... Un artículo puede ser de gran calidad, pero despertar un interés nulo. No tienen nada que ver la calidad con el interés. Aunque obviamente como mejor redactado esté el texto, mejor para la lectura del usuario y para la imagen de la página Web que lo alberga. Este parámetro puede influir en otros aspectos del sitio Web como puede ser la reputación. Artículos bien escritos y redactados, proyectan siempre una imagen de seriedad y profesionalidad que pueden influir en la confianza de la página y en su Trust Score. El nivel de confianza y la reputación de una página Web, son valores muy importantes y muy difíciles de consolidar. Pero provocarán que los usuarios nos califiquen como Webs de referencia y mejorará el porcentaje de rebote y el tiempo de permanencia.
  • Cantidad: Analizamos el volumen de palabras del texto. Este valor es totalmente matemático. Trata simplemente de contar el número de palabras. Las cuentas son claras. Cuantas más palabras tenga un texto mejor, siempre que mantenga el interés y calidad a lo largo de todos sus párrafos. Textos largos porque si, no tiene sentido. Es mejor textos cortos, de calidad, interesantes y de valor, que auténticos rollos sin demasiado sentido, lo que comúnmente se conoce como texto paja.
  • Valor: Analizamos el valor que aporta el contenido en relación a otros contenidos similares. Simple y llanamente, ¿que aporta nuestro contenido que no aporten los demás? Y aquí hay que responder la siguiente pregunta: ¿Porqué alguien querría leer mi artículo por encima de cualquier otro?. Este es uno de los puntos más importantes, difíciles e influyentes a la hora de crear contenido.

En resumen, hay que intentar crear escritos largos, interesantes, de buena calidad y sobre todo que aporten valor.

Ejemplo

Supongamos que alguien muy aficionado a los animales, decide realizar una página que habla de las propiedades del pelo de los animales y de como preparar brebajes beneficiosos para la salud. Supongamos también, que la persona en cuestión, posee un buen nivel cultural y por lo tanto escribe y redacta con gran calidad sus textos. Entre algunas de sus páginas, encontramos una en concreto que se titula, "El pelo de perro y cómo preparar brebajes". El texto de la misma es de gran calidad, en formato científico y de unas 2200 palabras.

Si analizamos este artículo según nuestros parámetros, dejando de lado lo raro que pueda suponer el tema, llegaríamos a la siguiente conclusión:

  • Cantidad: La cantidad de palabras es muy buena.
  • Calidad: Ya hemos dicho que la redacción era muy buena y además su formato es técnico científico, lo que le aporta seriedad y reputación.
  • Valor: Aunque el tema sea dudoso, el valor del mismo sobre otros, es muy alto porque no seguramente no tenga competencia. Por lo tanto, si alguien busca algo sobre este sector, valorará mucho el contenido.
  • Interés: He aquí, la pata más floja. Seguramente esta temática en concreto, despierte un interés muy bajo. No se me ocurre quien pueda consumir este tipo de conocimiento. Quizás brujos y sanadores.

Por lo tanto tenemos un artículo de mucho valor, por lo que trata, como lo cuenta y su extensión, pero de muy escaso interés. Ninguna empresa de SEO redactaría algo así para obtener resultados.

Cambio de escenario

Pero ¿qué pasaría si de repente nos asediara una enfermedad infecciosa como el COVID-19 y alguien descubriera que una solución al problema se encuentra en los brebajes de pelo de perro? Pues muy fácil, lo que antes parecía solo un buen contenido, ahora seguramente sería el contenido más consumido del mundo. El artículo en cuestión, pasaría a ser una mina de oro.

Por este motivo, cuando uno quiere crear contenido, debe de tener en cuenta lo que interesa en la actualidad, pero también intentar avanzarse a lo que pueda interesar a corto y medio plazo. Esto obviamente supone un cierto riesgo. Pero el riesgo siempre es proporcional al éxito. El que más arriesga, más posibilidades de ganar.

¿Cómo lo conseguimos?

He aquí la pregunta estrella. ¿Cómo lo conseguimos? Os vamos a dar unas cuantas pautas a seguir para conseguir contenidos buenos para las webs y para el posicionamiento. Eso no quiere decir que vayáis a estar siempre en primeras posiciones, pero que sí que con el tiempo, vuestros resultados en los buscadores irán a mejor.

Trucos y pautas para conseguir buenos contenidos

  • 1- ¡No engañar! Uno puede siempre escribir y poner titulares atractivos que nada tengan que ver con el texto posterior para atraer visitantes. Eso te durará poco y afectará gravemente tu reputación. Recuerda que uno de nuestro objetivos es que a la gente le guste lo que encuentra. De esa manera volverá en busca de más, mejorando las visitas, el tiempo de permanencia, la confianza y la reputación de la página.
  • 2- Escribe con calidad: Los contenido de calidad, atraen más al público y transmiten una imagen de seriedad y confianza.
  • 3- No escribas por escribir: Aunque un texto largo y sin mucho valor pueda parecer mejor para el señor Google, no lo es para el visitante. En la mayoría de los casos, se dará cuenta del poco valor del texto y nunca llegará al final. Además creamos una sensación de tostón que puede repercutir en la lectura de otras páginas. Escribe siempre lo justo para que el artículo sea fresco y mantenga parte de su interés.
  • 4- Facilita la lectura a los usuarios: Escribe párrafos cortos. Introduce imágenes y encabezados para organizar bien los contenidos. Ordena bien las ideas.
  • 5- Lee mucha prensa, redes sociales y consume información por internet: De ahí podrás ver un poco por donde van las tendencias.
  • 6- Haz una lista de posibles temáticas de interés: Nosotros tenemos un calendario anual donde, en primer lugar, marcamos todos los grandes eventos de ese año: Finales deportivas, eventos públicos, festivales de cine, festivales de música, conciertos... El segundo paso es marcar posibles temáticas actuales que se pueden convertir en interés a un mes vista. Por ejemplo, nos enteramos que dentro de un mes, una famosa actriz, va a casarse con alguien también muy famoso.
  • 7- Mantén un registro de ideas de cómo encajar todas las temáticas del calendario con tu página Web. Hay auténticos maestros en eso y lo han conseguido a base de pensar y practicar. No descartes ningún tema, busca la manera lógica y original de entrelazarlos sin perder el interés y sin engaños. Hubo un año, en que unos de los artículos más leídos sobre la Super Bowl de fútbol americano, lo escribío una página de sexo. El articulo hablaba de sobre como afectava a las relaciones sexuales, la emisión del partido y la derrota de unos y otros. Era un escrito muy curioso y contrastado, y realmente fue todo un éxito. Eso demuestra que hay que poner inventiva e imaginación. Si hacemos lo que todos, escribir sobre lo que ya es tendencia, no habrá valor adicional alguno.
  • 8- No te limites tú mismo: A veces el resultado final te puede parecer poco interesante o arriesgado. Pues adelante, uno nunca sabe cómo giran los acontecimientos. Recuerda lo que os explicamos en referencia a la página de brebajes de pelo de perro.
  • 9- Aporta tu personalidad: Escribe a tu manera. Expresate como eres, ponle tu toque personal. Éste puede suponer un hecho diferencial y conectar de forma inmediata con un público muy afín a ti. Puede aportar el valor y el interés que solo tú le puedes dar.

Bueno esto es todo, supongo que me he dejado algunas cosas. Ya iré actualizando el texto a medida que se me ocurran. Un saludo y a escribir.

Artículos relacionados